.

Cierran en alza las Bolsas del Sudeste Asiático por perspectivas positivas para el 2021

Según las principales instituciones económicas a nivel mundial se estima que la economía en el mundo tendrá un crecimiento del 6% para el 2021. Y para el 2022 se tiene estimado un aumento del 4,4%. Esto según los informes sobre las perspectivas de la economía mundial.

Sin embargo, a pesar de haber transcurrido un año desde la declaración de pandemia por el COVID-19. La comunidad internacional se enfrenta a tensiones extremas a nivel socioeconómico. Mientras sigue en franco crecimiento las pérdidas humanas y millones de personas se encuentran sin empleo.

A pesar de todo, es muy destacable que la salida a esta crisis sanitaria y económica cada vez se ve más cerca. Por eso las perspectivas de crecimiento son muy positivas en muchos lugares del mundo, y el continente asiático no es la excepción.

¿Por qué se estimuló la economía a pesar de la pandemia?

A lo largo del 2020 y de lo que va del 2021 la estimulación de la economía es atribuida al ingenio de la comunidad de científicos. Ellos lograron desarrollar en muy poco tiempo vacunas para contrarrestar a este virus que afecta al mundo entero. Ya se han administrado vacunas a millones de personas y se espera que en muy poco tiempo se vacunen miles de millones de personas más.

Adicionalmente, las economías del mundo se están adaptando a las nuevas maneras de trabajar de forma remota. Esto permite que muchos procesos productivos sigan su curso a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia. Esto ha generado una reactivación vigorosa de la economía en muchas regiones, antes de lo que se tenía previsto.

Esta perspectiva positiva está soportada por las revisiones de alza de las economías más avanzadas. En el caso de Norte América se prevé que el crecimiento para el 2021 sea del 6,4 por ciento. Esto indica que la economía de los Estados Unidos de América será la única que proyecta que su PIB superará los pronósticos establecidos para el 2022 a pesar de haber ocurrido la pandemia.

Otras economías como la de la zona Euro, también registran un repunte significativo este año pero a un ritmo un poco más lento. Una de las economías emergentes y en franco desarrollo es la economía asiática, que proyecta para este año un crecimiento del 8,4 por ciento. Aunque el gigante asiático, China, en el año 2020 ya había retomado su nivel del PIB previo al COVID-19, los otros países asiáticos lo lograran en el período entre el 2021 y el 2022.

El impacto de la economía China en el continente asiático

La economía China tendrá para el 2021 un crecimiento del 73 por ciento. Este es un valor por encima de la media y que tenderá a estabilizarse durante los años sucesivos. Durante el 2020 el gigante asiático sufrió una fuerte contracción industrial, de servicios, de ventas de minoristas y de inversión.

Todo producto del estallido del virus en Wuhan, estancando el crecimiento sostenido que venía trayendo en años anteriores. Pero el control del virus a través de las vacunas desarrolladas han acelerado la reactivación de la economía de muchos países asiáticos, y China no es la excepción.

En la India las restricciones impuestas para la contención del virus, hacen contrapeso a los beneficios logrados con los recortes de impuestos y reformas en el área financiera. Esto afectó la economía india en el año 2020 estancándola en 4 por ciento, pero para el 2021 la estimación es del 6,2 por ciento.

En general la economía del sudeste asiático se verá muy beneficiada por la caída de la demanda global en el año 2021. Estas economías tendrán un crecimiento muy importante porque están estrechamente relacionadas con la economía China. Con el control del coronavirus se puede activar el turismo en gran medida en el segundo semestre del año, logrando alcanzar datos positivos del 2,7% para finales del 2021.

El sur de Asia se recuperará 6% en el 2021, mientras que Asia Central crecerá sólo 2,8% ya que está afectada por la caída de los precios del petróleo y de las materias primas.

¿Qué hay que hacer para mantener la recuperación?

Los entes responsables de las políticas económicas deberán sostener la recuperación económica, traspasando de manera gradual el apoyo a los ingresos a las políticas que fomenten el crecimiento. En un plazo largo, los mercados que están emergiendo y las economías que se encuentran en desarrollo como las asiáticas, deben enfocarse en mejorar los servicios de salud y educación.

Además de impulsar el desarrollo de la infraestructura digital, la resiliencia al clima, a la mejora de las prácticas empresariales. Esto mitigará los daños causados por la pandemia, reducirá la pobreza y fomentará la prosperidad compartida.

Afectación de las bolsas del Sudeste Asiático ante estas perspectivas

Producto de los pronósticos positivos que se estiman para el 2021 en el continente asiático, las bolsas del Sudeste Asiático cerraron en alza el 28 de abril del 2021. La bolsa de Sungapur aumentó 5,13 puntos y su indicador compuesto Straits Times quedó en 3.219,56 unidades.

La bolsa de Malasia, la plaza de Kuala Lumpur, subió 1,82 puntos y el selectivo KLCI terminó en 1.608,50 unidades. La bolsa de Indonesia, el Parque de Yakarta, subió 14,86 enteros y su índice JCI cerró con 5.974,48 unidades.

La bolsa de Tailandia, el mercado bursátil de Bangkok subió 17,56 puntos y su índice SET cerró con 1.576,79 unidades. La bolsa de Filipinas, creció en 112,67 enteros y su índice compuesto PSEi cerró en 6.469,14 puntos.

En la bolsa de Vietnam, el índice VN del parqué de Ho Chi Minh cerró en 1.229,55 unidades, debido a un repunto de 9,80 enteros. Todas cerraron en alza, producto de las excelentes previsiones para el 2021.